La gripe del pollo o gripe aviar es una enfermedad infecciosa propia de las aves, causada por la cepa A del virus influenza. Esta patología se identificó en Italia hace más de 100 años y desde entonces se han detectado casos en todo el mundo.Existen 15 subtipos del virus influenza con capacidad infectiva sobre las aves, pero las formas más agresivas son los subtipos H5 y H7 de la cepa A. El virus influenza se reproduce en el aparato digestivo de los animales, por lo que la masificación y el hacinamiento típicos de las granjas avícolas favorecen la expansión de los brotes.

Se desconoce cómo el microorganismo pasa de las aves al hombre. Al parecer, el contacto directo con los animales infectados y sobre todo con las heces, que también actúan de medio de transmisor del virus, facilitan la expansión.

Los signos más frecuentes de la gripo aviar en las personas son la fiebre, dolor de garganta y cabeza, tos y, en los casos más graves neumonía. Para que esto suceda es preciso que el virus infeccioso incorpore parte del genoma del microorganismo que produce la gripe común en el hombre. Esto sucedería en el caso de que el contagio del virus aviar ocurriera en un organismo ya infectado por el influenza humano.

Los tratamientos disponibles para la gripe del pollo en las personas son fármacos antivirales, también empleados como terapia preventiva, y medicamentos para el control de síntomas, como antitérmicos y analgésicos. En cuanto a la vacuna, es necesario que pasen al menos cuatro meses para poder elaborar a partir de la composición del virus que esté circulando.

Las organizaciones humanitarias como la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), La OMS (Organización Mundial de la salud y la OIE (Organización Mundial de la Sanidad Animal, coinciden en señalar que la propagación de la gripe aviar hiperpatogénica en numerosas zonas de Asia es una amenaza potencial sin precedentes para la salud humana, además de un desastre para la producción avícola.

A esta conclusión llegaron estas organizaciones en un comunicado fechado en Roma, Ginebra y París.

La FAO, la OIE y la OMS están trabajando para evitar una pandemia animal y humana. “Aún tenemos la oportunidad de eliminar esta amenaza” dijo el director de la FAO, Jacques Diouf.
Aunque todavía queda mucho por hacer, la investigación esta bien encaminada hacia el desarrollo de una vacuna para combatir el virus.
29/01/04

 

Leer Términos y Condiciones
© 2003 - 2004 Areamédica.net
Todos los derechos reservados